.
       Estudio de diseño
       de espacios, basado
       en el respeto y la
       sensibilidad de los
       ecosistemas.

   



REWILDING
UPCYCLING
TRANSDISCIPLINARY
Ferviente devota del PLANETA TIERRA y su relación con los ASTROS, de los AMANECERES y LAS PUESTAS de SOL, busco DESCOLONIZAR mi MENTE, para EXPLORAR, desde diferentes FORMATOS, la RECONCILIACIÓN con todos los SERES y los CICLOS NATURALES.

En COCREACIÓN siempre con otros SERES HUMANOS, me muevo entre el DISEÑO de ESPACIOS, la CREACIÓN de EXPERIENCIAS y JOURNEYS. la DIVULGACIÓN de contenido y PRACTICAS que intervienen en la RESTAURACIÓN de los espacios, tanto INTERNOS como EXTERNOS. Invito a CUESTIONAR cuales son los VALORES actuales que afectan NUESTRA manera de VIVIR, que ALTERAN nuestro PENSAMIENTO, incluso, MOLDEAN nuestro CUERPO.



Somos un UNIVERSO de CONEXIONES, estamos dentro de todo lo que hacemos, por eso, cualquier PROCESO INTERNO es una extensión hacia lo EXTERNO.


LA manera en como los humanos INTERACTUAMOS espontáneamente con el MEDIO, “para ENTRETEJER FORMAS DE VER e INTERPRETAR LA REALIDAD”, es el motos que me lleva a querer RECUPERAR TRADICIONES PRIMITIVAS y CONECTARLAS con ideas CONTEMPORÁneas, que ayudan a la REGENERACIÓN de los HÁBITATS y nos acercan a un estado de VIDA más SALVAJE.


DISEÑO DE ESPACIOS.



No se puede hablar de conexión con la naturaleza, o amor por la naturaleza y cerrar los ojos ante las consecuencias que nuestras existencias individuales están causando a nuestro planeta.

Es un asunto que nos incumbe a todos y todos podemos tomar decisiones conscientes que empiecen a cambiar las cosas.

En un mundo globalizado, el diseño, como la mayoría de disciplinas, se está convirtiendo en un componente genérico, predecible y producido en masa, perdiendo autenticidad y dejando de escuchar al resto de cosas que lo rodean.

Cada proyecto que abordo, es un viaje personalizado, para contar una historia única, que busca el equilibrio con los elementos del medio al que pertenece.


Veo cada proyecto, como una oportunidad para repensar un nuevo modelo que transforme nuestra realidad actual y potencie una identidad de unión, defendiendo las diferencias, desde la cooperación, la co-creación y la convivencia con el resto de especies, desde una mente ecológica, en busca de una abundancia centrada en la creación de nuevos hábitats y hábitos, más éticos, sostenibles y equilibrados.

Todas las especies somos una red de colaboraciones, mutaciones e interacciones en la que convivimos como compañeras.


En el entorno natural no existe ningún organismo autónomo o independiente, todos formamos parte de ecosistemas integrados los unos con los otros.

Solo un compromiso “colectivo” que apunte a grandes cambios estructurales, sistémicos y ambiciosos, podrá sacarnos de la crisis ecológica que nos afecta a todos y que nos hace responsables de tomar medidas inmediatas, no sólo para frenarla, si no para cambiar nuestros hábitos de conducta y nuestra relación con la naturaleza.